martes, mayo 21, 2013

Una reseña de "Hijos del Monzón" de David Jiménez

Por fin me decido a hacer una reseña. Por fin junto un puñado de minutos y ganas de decir algo más que lo obvio. Empiezo afirmando que el libro me ha gustado, que tiene pasajes que me han puesto la piel de gallina, aunque también hay otros que han sido para cumplir expediente. Supongo que no es fácil mantener la calidad con la que empieza el libro hasta el final del mismo.
Pero, en general, ¿por qué me ha gustado? ¿de qué trata el libro?
Sin meterme en detalles sobre el lenguaje usado y la forma de escribirlo, (pues no creo que sea el objetivo del escritor otro que hacer llegar sus experiencias al lector y esto lo consigue de forma sencilla y directa), el libro narra la visión que tiene su autor, David Jimenez, sobre diversos países asiáticos, a través de sus vivencias como corresponsal del periódico El Mundo en esa parte del planeta. Y lo hace usando como hilo conductor las vidas de los niños más desfavorecidos, aunque posiblemente más abundantes, de los países que va describiendo. Quede claro que no busca la lágrima fácil ni cae en la sensiblería; que si trata directamente el tema de la infancia es para denunciar la situación que sufren cientos de millones de menores en Asia, para sacudir nuestras conciencias amodorradas en nuestra comodidad y para señalar con el dedo las injusticias que se viven (y que permitimos/fomentamos) en la zona más poblada del mundo a cambio de abastecernos de todo a 1 Euro (ropa, calzado, complementos, cachivaches...)
El autor, a través de los 10 capítulos de los que consta el libro va repasando la situación e historia de diez de los países más castigados o con más diferencias sociales que existen en Asia: Camboya, Filipinas, Indonesia, Mongolia, China, Corea del Norte, Tíbet, Hong Kong, Tailandia y Afganistán.
Partiendo de su contacto con algún menor, muchas veces ignorado por la sociedad, llama al pan, pan y al vino, vino y acusa a gobiernos y caciques nacionales e internacionales de las penurias en las que se encuentra la población. Las historias están salpicadas tanto de detalles objetivos que explican el por qué de tantos males como de observaciones personales en las que no puede por menos que mojarse y mostrar su indignación con tanta injusticia y tanta indiferencia.
Creo que es el primer libro que leo con subrayador (virtual) en mano, con la intención de guardar, para no olvidar, que la vida no es de color de rosa para la mayoría del mundo. A modo de cajón-de-sastre, comparto varias anotaciones/pasajes que el día que las leí me sorprendieron, me golpearon moralmente o simplemente me parecieron curiosas. A la fuerza, muchos de estos "recortes" quedan cojos de significado al extraerlos de su contexto. Pero no pretendo daros exprimido el libro si no más bien lo contrario: introduciros el gusanillo que os anime a leerlo y a reflexionar sobre él.

Capítulo 1 - Camboya

"Mekong: El Río de las Memorias Tristes nace en el Tíbet"

"El Tonle Sap, uno de los brazos del río, fluye en Camboya hacia el suereste mientras no hay lluvias, pero al llegar el monzón, con el súbito crecimiento de sus aguas, invierte su curso y se dirige al norte para abastecer al logo Tonle. Es el único río del mundo que cambia de curso".

"Ocurre a menudo que el destino de países que no importan se decide a miles de kilómetros de distancia por esos otros países que sí importan."

"Líderes que nuca se han parado a pensar en las consecuencias que sus actos tienen en la vida de personas reales a miles de kilómetros de sus despachos."

"El mundo desarrollado, ése donde uno no suele encontrar tanta gente desarrollada como para justificar el adjetivo, acudía al rescate del mundo subdesarrollado, donde no es raro toparse con suficiente gente desarrollada como para hacer el adjetivo ofensivo."

"Poco a poco, los soldados de la UNTAC (Autoridad Transitoria de Naciones Unidas en Camboya) fueron ampliando la red de burdeles. Cada contingente quería el suyo -había participantes de más de 30 países, desde Camerún hasta Nueva Zelanda, desde Bulgaria a EE.UU. - y era de buen camarada invitar a las tropas de un país amigo a probar el burdel propio."

"Recuerdo que en mi primer viaje a Camboya, caminando por las calles de Phnom Pehn, me crucé con una madre que llevaba a su hija de la mano. La niña no tendría más de 13 años. - Diez dólares - me dijo mientras la muchacha bajaba la cabeza. Pensé que me pedía limosna. La madre descubrió entonces los pechos todavía por formar de la niña en medio de la calle e insistió: - Diez dólares, Mister, y es suya."

"La viaje tradición que había ligado la prostitución masiva del sureste asiático a la testosterona de los soldados desde que los americanos convirtieron la localidad tailandesa de Pattaya en su lugar de ocio durante sus permisos de la guerra de Vietnam."

"La niña de las flores (nuda) vendía ahora ratos de amor en silencio a tipos con los que no podía hablar y a los que, de todas formas, no tenía nada que decir."

"Lo que hacía especial el caso de los soldados de la ONU llegados a Camboya are que una parte importante de la fuerza multinacional dispuesta a divertirse en el trópico estaba formada por tropas de países africanos donde el sida estaba causando estragos. El virus no tardó en pasar fácilmente a las niñas camboyanas que llamaban a las puertas de los cuarteles, después a sus novios, a sus amigos, a sus aldeas."

"A Svay Pak le llamaban Sexlandia porque ninguna perversión era imposible en sus burdeles y no había que preocuparse de la ley."

"Luego estaba Disneywar, el campo de tiro instalado por soldados camboyanos junto al aeropuerto, donde podías lanzar una granada o descargar un AK-47 contra una vaca a cambio de un puñado de dólares."

"Sólo es posible sentir la humillación del fracaso si antes hemos dejado crecer en nuestro interior la expectativa del éxito."

"el fotógrafo AL Rockoff, cuya vida interpretó John Malkovich en The Killing Fields (Los gritos del silencio), la película que mejor ha retratado el genocidio camboyano."

Capítulo 2 - Tailandia

"No hizo falta contratar a un investigador privado ni buscar marcas de carmín en sus camisas para enfrentarle a la certeza de que le estaba siendo infiel. - Lo supe porque por la noche volvía a casa más limpio de como se había ido por la mañana."

"Como todos los taxistas, Masa lleva los catálogos con las fotos de las chicas de los burdeles de la ciudad. Normalmente los locales de alterne pagan a los taxistas que traen clientes con un masaje gratis por mes, pero tratándose de una mujer, a Masa le dan una propina."

"el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), una de las muchas cumbres inútiles que justifican los sueldos de los políticos y a las que los periodistas insistimos en acudir para perder el tiempo."

Capítulo 3 - Filipinas

"Lupang Pnagako, la Tierra Prometida"

"un país donde un centenar de familias controlan la mitad del suelo, dos tercios de la bolsa y todo el poder político para que nada cambie."

"Hemos comprado mascarillas para protegernos de los gérmenes y las enfermedades. O quizá simplemente para protegernos de la pobreza, sin más."

"Diez hijos habrían sido muchos hijos en casi cualquier otro lugar del mundo, pero no en la Filipinas del todopoderoso cardenal Sin y el presidente Joseph Estrada. El primero lleva décadas impidiendo que nadie aplique una política de natalidad en un país en el que cada día nacen 4.000 bebés y la mitad pasan a engrosar inmediatamente la lista de los pobres."

"El presidente 10% - ninguna concesión gubernamental se aprueba sin que él se lleve ese porcentaje en comisiones- celebra sus consejos de ministros en l que se conoce como el gabinete de medianoche, entre grandes juergas que duran hasta altas horas de la madrugada y que una vez llevaron a su asesor, Aprodicio Laquian, a justificar la importancia de su puesto en que él era el único miembro del Gobierno que permanecía sereno cuando se discutían los asuntos de Estado."

"nunca le pareció estar pidiendo demasiado:un pedazo de tierra, una casa y un trabajo con el que alimentar a su familia."

"El campo lleva décadas abandonado por los Gobiernos, es una forma de vida menguante y nadie quiere vivir en un lugar abandonado a su suerte, al revés, hay que ir allí donde anidan las grandes esperanzas. Hay que marchar en busca de las luces de neón y las grandes avenidas, no tanto por uno mismo, sino para dejar abierta una pequeña posibilidad a que la siguiente generación - los hijos, los nietos quizá - tenga su oportunidad."

"Los escarbadores llevan linternas para ver en la penumbra y se pueden distinguir decenas de puntos iluminados moviéndose de un lado a otro como luciérnagas, convirtiendo el universo de la basura en una constelación de estrellas."

"En Filipinas hay una iglesia y un restaurante de comida rápida en cualquier esquina, herencia de lo que los filipinos dicen fueron tres siglos en un convento y 50 años en Hollywood, en referencia al paso de los colonizadores españoles y americanos que tanto han confundido su identidad."

"El país, que en los años 60 había llegado a ser la segunda economía de Asia detrás de Japón, iba a entrar en una espiral de corrupción que todavía siguen pagando las generaciones de hoy."

"La élite filipina, de la que Imelda forma parte, ha sido siempre el verdadero cáncer del país. Algunas de las familias más ricas deben su posición a su linaje con las familias coloniales españolas, otras a sus contacto con el poder político y las menos a su trabajo."

"La regla de oro, la que nunca debe descuidarse y ah de transmitirse de generación en generación: no sentirse jamás culpable."

"Ya que nadie iba a ayudarles, y era evidente que ni os funcionarios del Gobierno ni presidentes poco madrugadores iban a hacerlo, ellos mismos se encargarían de darle un toque de dignidad a su mundo olvidado. El sistema de compraventa de la mercancía para el reciclaje, de todo lo que sale del vertedero, estaba controlado por funcionarios municipales y empresarios locales, que se repartían entre ellos los beneficios del negocio."

"Estrada ganó las elecciones de 1998 con el mayor apoyo de la historia democrática del país gracias a sus orígenes humildes y el mensaje electoral más surrealista que he escuchado nunca: ya habéis probado a alguien inteligente en el poder, es hora de que gobierne uno de los vuestros."

"Queremos el vertedero, ¿quién alimentará a nuestros hijos?, Salven a la gente pobre."

Capítulo 4 - Indonesia

"Morir en el acto. ¿Es mejor? ¿Marcharse en la ignorancia total, sin despedirnos de nosotros mismos ni dejarle a nuestro verdugo una mirada que haga un poco más insoportable su estancia en el mundo de los vivos?"

"Indonesia tiene exactamente, hasta un próximo recuento, 18.108 islas en las que viven cerca de 300 grupos étnicos y se hablan 583 lenguas y dialectos diferentes."

"Si en algo coinciden los antropólogos que han estudiado a los dayaks es en que, superado su pasado caníbal, forman uno de los pueblos más amables y acogedores del mundo. ¿Por qué ha regresado pues el lado más oscuro de los legendarios cazadores de cabezas de Borneo, casi dos siglos después de que recibieran a la primera delegación diplomática occidental cortándole la cabeza al oficial holandés George Muller a la vera del ría Kapuas?"

"Las Madres de Semanggi, un grupo compuesto por las familias que perdieron a sus hijos la noche que mataron a Teddy Mardani, han tratado de mantener el recuerdo. Durante años han buscado justicia intentando en vano sentar en el banquillo a algún responsable de lo sucedido o llevar ante los tribunales al general Wiranto, el jefe de las fuerzas armadas cuando los estudiantes caían abatidos en las calles de Yakarta."

Capítulo 5 - Afganistán

"En Afganistán llueven más bombas que agua"

"La suya es una tierra rara vez visitada por las virtudes de la naturaleza, pero castigada a menudo por los peores defectos de la condición humana."

"El estado psiquiátrico de la infancia en Afganistán. El trabajo de UNICEF incluye una encuesta realizada durante cuatro años que contiene datos difíciles de creer incluso tratándose de un país tan lastimado. La mitad de los niños entrevistados asegura haber visto cómo alguien maría por una bomba, una mina o un arma de fuego. Dos tercios han perdido a un familiar y siete de cada diez han visto cuerpos mutilados o han escuchado a gente suplicando ayuda."

"El estado psiquiátrico de la infancia en Afganistán: para nueve de cada diez niños no merece la pena vivir."

"Todas las mañanas, tras pagar sin rechistar, cogemos un taxi a la guerra."

Capítulo 6 - Tíbet

"Los tibetanos están dispuestos a perderlo todo menos los principios que les hacen ser lo que son, tercamente convencidos de que sólo habrán sido derrotados el día que devuelvan el golpe."

"Los monjes del templo local han sido reemplazados una y otra vez, constantemente perseguidos por un régimen que nuca ha sabido enfrentarse a ese Ejército de la Compasión que resiste desarmado y que el Dalai Lama dirige sin necesidad de estar."

"- En el Tíbet tenemos una práctica que consiste en la imaginación de la muerte -  me dice -. A menudo me pregunto si al llegar el momento seré capaz de marcharme son coraje."

"La vida le ha enseñado que los enemigos son siempre demasiados como para poder vencerlos a todos y que es mejor vencer al odio que nos hace crear a esos enemigos, pues sólo así se puede asegurar la victoria. Y con esa idea, que parece la moraleja utópica de un cuento infantil, tan lejos de la vida real en un mundo a menudo brutal,..."

Capítulo 7 - Mongolia

Capítulo 8 - Corea del Norte

"los chinos se hayan ganado la justificada fama de comer cualquier cosa con cuatro patas que no sea una mesa y cualquier cosas que vuele que no sea un avión. La hambruna amplió el menú chino a la carne de perro, rata o los insectos que hoy se han convertido en manjares en algunas zonas del país."

Capítulo 9 - China

"El comunismo les había ofrecido hasta entonces igualdad a cambio de robarles la libertad; el capitalismo de Occidente había prometido a sus ciudadanos libertad a cambio de que renunciaran a la igualdad. China, tras la apertura económica iniciada en 1978, iba a probar algo nuevo: comunismo sin igualdad, capitalismo sin libertad."

"el sacrificio personal debe estar al servicio del beneficio colectivo."

"Es lo que llamo el síndrome del dictador oso de peluche, que hace que recordemos a algunos tiranos casi con cariño."

"Lo viejo es identificado con la pobreza por la emergente clase media china y el país ha decidido borrar su pasado,viejo y pobre, construyendo cobre él en un viaje en el que no hay lugar para sentimentalismos. Es la China que tanta admiración provoca en quienes sólo se detienen a ver su desarrollo económico, pero no los daños provocados por su renacimiento instantáneo, empujado por la necesidad de recuperar el tiempo perdido: nuevas ciudades gigantescas que no tienen más lama que el cemento con el que han sido erigidas; poblaciones que jamás ven el Sol, oculto tras nubes de polución; una sociedad sometida a la nueva religión del dinero, donde todo lo demás ha dejado de importar; un modelo donde el respeto jerárquico del confucianismo se ha convertido en una escalera en la que todos miran un peldaño hacia abajo, el que tiene un poco de poder pisa al que tiene algo menos y éste al que, más abajo, tiene menos aún. Llegará un día en que los chinos se mirarán a sí mismos para preguntarse si no había otra forma de dejar al pasado del que huían con tanta prisa, impacientes por abrazar un futuro que sin duda merecían."

"A muchos de aquellos jóvenes músicos les faltaba algo esencial para crear y desarrollarse, en la música y en la vida. Libertad. ¿Era posible que a Chaojun y a China les ocurriera lo mismo?"

"Un país, para ser grande, debe inspirar a otros. Un país sólo puede ser grande cuando ha construido una sociedad capaz de pensar y desarrollarse de forma independiente. Un país sólo puede ser grande cuando se sostiene sobre una historia basada en la verdad y un presente inspirado en los derechos de sus gentes."

"La población es vigilada constantemente, pero nadie sabe quién vigila y es ese anonimato el que se encarga de extender la desconfianza. La duda permanente sobre el otro aumenta el temor a alejarse del rebaño, desmarcarse, porque la amenaza no está en ningún sitio y está en todos a la vez. Con el tiempo nadie confía en nadie, a veces, ni siquiera en los amigos. Existe una suspicacia hacia todo y hacia todos, todo el mundo observa a todo el mundo. La natural predisposición a salvar el pellejo propio aumenta, y, con ella, también lo hace el egoísmo, el sálvese quien pueda. La sociedad ha sido envenenada y es ese veneno el que alimenta al régimen y lo mantiene vivo. Cuando visitamos uno de estos países somos conscientes de que se producen abusos y que carecen de libertad, pero en realidad no vemos más que la superficie de lo que supone la dictadura."

Capítulo 10 - Hong Kong

"La falta de espacio, la competencia brutal y las dificultades hicieron que los nuevos hongkoneses se hicieran duros y se prometieran a sí mismos no mirar nunca hacia atrás. La ciudad, poco a poco, se hizo más amiga de los negocios, más próspera, más eficiente y menos humana, el paraíso del emprendedor y el pozo de los débiles. La selección natural de la especia, en versión moderna."

Si os habéis sentido atraídos por el tema, queréis saber más del autor y/o comprar su libro, aquí os dejo un enlace a su blog: http://davidjimenezblog.com/
Yo desde aquí agradezco al autor por haber escrito un libro sincero para acercarnos a la realidad de cómo se vive, en muchos casos, en Asia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada